Home > Formentera > DESCUBRIR FORMENTERA EN BICICLETA

DESCUBRIR FORMENTERA EN BICICLETA

DESCUBRIR FORMENTERA EN BICICLETA
5 (100%) 1 vote

El mejor momento para conocer Formentera , la pequeña de las Islas Baleares, quizás sea durante el mes de Junio, cuando en el ambiente ya se respira la llegada de un verano próximo  y todavía la isla no ha abrazado a los primeros turistas deseosos de conocer sus impresionantes vistas, playas casi salvajes, salinas, molinos….todo un auténtico paraíso visual en el que dejar volar la imaginación. Para quienes visitan Formentera, el desembarco en la isla es sinónimo de calma. Formentera significa cambiar tu listado de prioridades aunque sólo sea por unos días, dejar atrás el ritmo frenético de la ciudad y aceptar que el día a día en la isla se vive a un ritmo muy diferente.

 

La isla es conocida a nivel internacional por su turismo ecológico y sostenible y fundamentalmente por su calidad que hace que año tras año reciba miles de turistas llegados de todo el mundo con muchas ganas de conocer a golpe de pedal la última joya del Mediterráneo. Una forma alternativa y respetuosa con el medio ambiente de conocer la isla desde otro ángulo, su lado más natural y sus costumbres más arraigadas. Desde los años 60, el espíritu hippie se adueñó de la isla y aún a día de hoy Formentera sigue siendo un refugio para muchos en el que prácticamente se ven más bicicletas que coches o motos.

Aunque el mejor momento para muchos para visitar la isla sea en verano, hacerlo en primavera para conocerla en bicicleta es la época ideal, ya que apenas hay circulación de vehículos en la isla y las temperaturas son más suaves que en la época estival.

Posiblemente no exista medio de transporte más adecuado y popular para explorar la isla, gracias a las distancias cortas y asequibles que hacen las delicias de los ciclistas con las piernas más entrenadas así como del cicloturista más aficionado que llega a Formentera dispuesto a conocer el paraíso sin exprimirse al máximo.

Disfrutar de pedalear por sus caminos costeros junto a playas y calas paradisiacas o seguir los antiguos caminos que atraviesan el interior de la isla supone una experiencia de lo más evocadora y profunda. Para nada es fruto del azar que Formentera sea la isla de las bicicletas ya que hay casi  tantos kilómetros por vías verdes que por carretera. Además de una extensa red de carriles reservados para las bicis que cubren las principales carreteras de la isla donde también existe también el denominado circuito verde que permite al cicloturista recorrer las principales zonas de interés paisajístico de la isla sin apenas pedalear sobre el asfalto, sin apenas desniveles y que son perfectas para disfrutar con los más pequeños de la casa y descubrir juntos los grandes hitos del lugar.  Además, a lo largo del camino hay lugares con gran variedad de aves, vegetación o dunas de arena, lo que permite disfrutar de la naturaleza en estado puro. La grandeza de los faros, los antiguos molinos de viento siempre impresionan a los más pequeños. En total, la isla cuenta en la actualidad con más de 100 kilómetros de rutas, transcurriendo prácticamente en su totalidad por vías verdes, senderos y carriles ciclistas.

Paseos en bicicleta entre increíbles paisajes que nos acercaran a torres de defensa propias de otras épocas y que a buen seguro despertarán la imaginación de los niños. Descubrir la isla a golpe de pedal, sólo o en familia, a tu aire, a tu antojo, sin ataduras y parándote en los rincones marcados en tu mapa de viaje es una experiencia más que recomendable.

En bici se puede llegar a casi todos los puntos de Formentera y en Moto Rent queremos mostrarte cuales son: de visita más que obligada es el famoso faro de Cap de Barbaria, el punto más al sur de las Islas Baleares y uno de los lugares más visitados del archipiélago. Es imprescindible quedarse a observar las espectaculares puestas de sol diarias. Muy cerca están la cova Foradada, un agujero en la tierra que conduce a una galería subterránea con un balcón sobre el acantilado y también la Torre des Garroveret, del siglo XVIII, que en su momento protegió la isla de invasores. Al otro lado de la isla (a unos 17 km al norte), se encuentra el Camí de Sa Pujada, uno de los senderos con mejores vistas del Mediterráneo. Esta era el camino que utilizaban los monjes agustinos que habitaban en un monasterio en la Mola del que no han quedado restos. Declarado Bien de Interés Cultural, cuenta con un espectacular mirador, el de Les Petjades del Diable ( Las huellas del Diablo ).

A tan sólo 10 km, ya en el otro extremo este de la isla, se ubica el conocido, fotografiado y filmado entre otros por el director de cine vasco, Julio Medem,  Faro de la Mola, también conocido como el del fin del mundo. Junto a él, habita un monolito en honor al escritor Julio Verne que ambientó aquí parte de su novela Héctor Servadac (viajes y aventuras a través del mundo solar). Desde la localidad de Pilar de La Mola se llega a este emblemático lugar por un camino rústico con presencia de ganado y edificaciones típicas de Formentera. Muy cerca está el Molí de la Mola, viejo molino harinero famoso por ser portada de un álbum multipremiado del grupo de música Pink Floyd (More, 1969).

Formentera puede recorrerse en coche en una sola mañana, pero si optas por escudriñar el interior de la isla hacerlo en bicicleta no es sólo el modo más respetuoso de abordar la isla sino también la manera perfecta de apreciar  un privilegiado escenario donde poder practicar tu deporte favorito al aire libre. Porque descubrir Formentera a dos ruedas es una alternativa divertida, agradable que puedes practicar en grupo o en solitario pero sobretodo ecológica. Ahora sólo te queda planificar tu viaje  ¡disfrutar al máximo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *